Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La otra Ibiza

Existe una Eivissa fiel a sus costumbres y tradiciones que ha hecho de la ecología y la sostenibilidad su forma de vida. Recorremos algunos de estos rincones secretos al volante de nuestro Mercedes-Benz EQB.

20.07.2023 // Texto: Silvia García // Fotos: Joaquín Calle // Vídeo: Juan Aroca

2 minutos de lectura
7

COMPARTIR

Ibiza todavía duerme cuando arrancamos el EQB. Nuestro SUV 100% eléctrico no perturba el silencio que impera a primera hora de la mañana en Ushuaïa Ibiza Beach Hotel y ponemos rumbo a los rincones más ecológicos de la isla blanca; esa Ibiza slow, tradicional y sostenible.

Un simple “Hola, Mercedes” activa el asistente de voz de MBUX (sistema multimedia con inteligencia artificial del vehículo) y la orden “Quiero ir al Parque Natural de Ses Salines” despliega el navegador con realidad aumentada para marcarnos el camino. Conducimos hacia el Parque Natural de Ses Salines, Patrimonio de la Humanidad en 2001 y uno de sus parajes más impresionantes de Ibiza.

En el pequeño pueblo de Sant Francesc, se encuentra el Centro de Interpretación de Ses Salines. La sal, el ‘oro’ blanco de Ibiza, ha sido esencial en la historia de la isla y en su industria hasta mediados del siglo pasado, cuando irrumpió con fuerza el turismo. Las salinas constituyen un importante humedal para las aves acuáticas. Las playas del parque y sus aguas turquesas nos dejan una estampa inolvidable.

Con el techo corredizo panorámico de nuestro EQB abierto, nos dirigimos a Can Musón, finca ecológica y granja escuela de Santa Eulàlia des Riu. 65.000 m2 donde se cultivan frutas y verduras ecológicas y se crían distintas razas de animales autóctonos. Amanda Miró, encargada de la finca, nos explica que la naturaleza y el campo lleno de colores y aromas hacen que este lugar sea tan especial. Un lugar donde grandes y pequeños pueden desconectar, relajarse y degustar de un buen desayuno saludable realizado con materias primas 100% ecológicas certificadas.

Aprovechamos para llenar nuestra cesta de la compra con productos de la huerta: sandía, melón, limones, naranjas, pimientos, tomates… Cargamos demasiado, pero el EQB, con hasta siete plazas, 495 litros de maletero y sistema de apertura manos libres, nos lo pone fácil.

Retrocediendo en el tiempo

En nuestro viaje por la Ibiza más tradicional, hay un lugar de obligada visita: Ca n’Andreu des Trull (en Sant Carles de Peralta), una casa-museo del siglo XVIII ubicada entre sabinas. Marga Guash, su gestora y conservadora, nos muestra cómo se vivía en esta casa tradicional. Los payeses hacían sus ropas y herramientas y subsistían gracias a la trilogía mediterránea: trigo, vid y olivo. Su trull (almazara) para hacer aceite data de 1775 y es de los pocos que se conservan en la isla.

Seguimos recorriendo Ibiza sin preocuparnos por tener que recargar el EQB ya que tiene una autonomía de hasta 592 kilómetros, y continuamos hacia otro de sus principales atractivos turísticos: los mercadillos. Nos dirigirnos al Hippy Market (en Es Canar), el mercadillo hippy más grande y antiguo de la isla que se celebra todos los miércoles y en verano también abre los viernes. Entre sus más de 500 puestos hay varios de artesanos locales, que, con mimo y paciencia, trabajan con productos ecológicos o reciclan objetos como cuberterías antiguas y cristales rotos para transformarlos en delicados objetos de decoración y original bisutería.

Acabamos el día de la mejor manera posible: con una maravillosa puesta de sol en la costa oeste de la isla: en cala d’Hort. Arena blanca, aguas turquesas y el sol ocultándose tras el islote de Es Vedrà. Maravilloso. Igual que la silueta de nuestro EQB con el atardecer de fondo.

COMPARTIR

También te gustará

Acompáñanos a un viaje por nuestro universo Mercedes-Benz lleno de nuevas experiencias. Suscríbete y descúbrelos.